Servicios

Inspección - Mantenimiento preventivoBomba carcasa partida - Mantenimiento correctivo

Una de las características más diferenciadoras de las instalaciones contra incendios es que, a diferencia de la mayoría de las otra instalaciones (eléctrica, de agua potable, efluentes, sistemas de frio, etc.), están diseñadas e instaladas con la esperanza de no tener ser utilizadas nunca.

Debido a esta circunstancia, las rutinas de inspección y el mantenimiento de los sistemas de protección contra incendios tienen una importancia clave en asegurar que las instalaciones se encuentren siempre en condiciones operativas y listas para ser usadas en cualquier momento.

Recuerde, un sistema de protección contra incendio cumple su función de salvar vidas y resguardar los activos de la empresas si ha sido diseñado e instalado acorde a las normativas vigentes y, fundamentalmente, si se sigue un esquema de ensayos, controles y mantenimiento periódico.

Un sistema de protección contra incendios es tan bueno como el mantenimiento que se le realiza

Preventivo

Se trata de un esquema periódico de inspecciones rigurosas con el objeto de detectar cualquier anomalía en el funcionamiento del sistema o cambios en el nivel de protección del sistema como consecuencia de la modificación de los niveles de riesgo existente.

El servicio se complementa con las tareas de reparación y/o adecuación estándar del sistema que citan las normativas tales como, limpieza de detectores, cambio de empaquetaduras y asientos de válvulas, lubricación de válvulas, pruebas de los equipos de bombeo, etc.

Al comienzo del servicio, nuestros técnicos elaboran un plan de mantenimiento que presentamos a nuestros clientes para consensuar los programas y prioridades del caso. Todos nuestros servicios son programados con anterioridad en conjunto con las necesidades de nuestros clientes. Contar con un servicio de inspección y mantenimiento preventivo es la manera más eficiente y económica de mantener los sistemas en óptimas condiciones.

Correctivo

Cuando la magnitud de la desviación del estado de la instalación respecto de las condiciones óptimas de operación es tal que no puede ser solucionada por el programa de mantenimiento preventivo, deberá recurrirse a tareas de mayor envergadura, que implicarán en muchos casos, pequeñas obras para la puesta a nivel del sistema.

Un sistema bien mantenido y en donde no hayan cambiado las condiciones de riesgo, no debería necesitar un mantenimiento correctivo.  De todas maneras, si este fuera el caso, nuestro personal técnico estará siempre a su disposición para aconsejarlo y recomendarle las mejores opciones para hacer que su sistema vuelva a estar listo para hacer frente a cualquier evento.